jueves, 12 de julio de 2012

La Calzada, “Hieraaetus pennatus”… de caza

En la fotografía de naturaleza, la suerte es un factor muy importante, y la mayoría de las veces esta se hace de rogar. Pero en esta ocasión y gracias a un agricultor de la zona que reconoció mi vehículo y me avisó de algo que sucedía a escasos 50 metros, de donde nos encontrábamos.


En las tardes de verano, los cultivos de cereales y legumbres cercanos a la capital son invadidos por miles de palomas caseras que abandonan nuestras calles, plazas, parques, iglesias, de nuestras ciudades para buscar su alimento.


A su vez estas aves son presa fácil para las rapaces, que saben de su asistencia diaria a estos lugares.

En este caso se trataba de un águila calzada que había abatido una paloma del increíble bando que tiene arrasada una tierra sembrada de lentejas.



Tras saciar su apetito, levantó el vuelo y se alejó con su trofeo seguramente para alimentar a su crías.

No hay comentarios:

Publicar un comentario